Elementos De Un Mapa Conceptual

Aquí hablamos de los elementos de un mapa conceptual. Una excelente técnica para aprender cosas nuevas es realizar un mapa conceptual. Ya que se realiza a través de ideas y proposiciones que el realizador ya tiene en su conocimiento previo. Una persona que pueda hacer un buen mapa conceptual, tiene la capacidad de organizar muy bien su pensamiento crítico y la facilidad de sistematizar las nuevas ideas. Pero para ello debe haber tenido un aprendizaje previo de ciertos conceptos. Es así que, desde muy temprano, hay que enseñarle a realizar mapas conceptuales al estudiante escolar, para que así mejore sus habilidades cognitivas. Sigue leyendo para aprender todo sobre los elementos de un mapa conceptual.

Los Elementos De Un Mapa Conceptual

Aquello que es aprendido mediante la memoria, termina por ser olvidado en algún punto. Sin embargo, un conocimiento que es aprendido a través de su peso significativo, queda instalado en la psiquis y es mucho más difícil de eliminar por el cerebro. Por eso el aprendizaje significativo es aquel que más se le da importancia al momento de realizar, estudiar y evaluar un mapa conceptual. Pero para poder realizar esta técnica con éxito, es necesario conocer cuáles son los elementos que la constituyen y así poder utilizarlos correctamente en la construcción del conocimiento a través de los mapas conceptuales. Una técnica que no solo sirve al estudio sino al funcionamiento integral del cerebro humano.

Elementos De Un Mapa Conceptual

Imagen: Elementos De Un Mapa Conceptual

Conceptos

Los conceptos son el elemento más importante de un mapa conceptual. Esto parece obvio, ya que el mapa está construido de conceptos, pero es necesario notar que los conceptos no solo son el tema del que va a tratar un mapa conceptual, sino que lo constituye casi en su totalidad.

Para Novak, quien fuera el creador e impulsador de los mapas conceptuales, un concepto es una regularidad que se percibe en los eventos o cosas que suceden o están a nuestro alrededor y que están designados por una etiqueta o símbolo, que en la gran mayoría de casos, se expresa a través de una o varias palabras.

Si hablamos de las cosas, o los objetos, estamos hablando de conceptos. Y para etiquetar los objetos se utilizan palabras que son llamadas nombres. Mientras en gramática se los conoce como sustantivos, que son referentes semánticos de objetos o entidades existentes y fijas. Por ejemplo, botella, zapato, casa, árbol, perro, humano. Todos estos son conceptos, es decir, son sustantivos pero cada uno está encerrado en un concepto.

Y en el cerebro, al escuchar estas palabras o sustantivos, se genera una noción que desata una reacción de búsqueda en el cerebro, de forma casi automática para encontrar el concepto de esta categoría, como cuando escuchamos la palabra perro, y sabemos que es un animal, que tiene pelo, que da compañía, que puede morder, entre otras cosas.

Estas son regularidades de ese concepto que no necesariamente se rigen a un solo perro en específico, sino que las agrupa como similitudes apara generar la noción de perro, como todos los perros que existen. Aunque también hay objetos que no tienen un nombre en concreto, llamados símbolos, por ejemplo el símbolo “+”, que se lo conoce como símbolo de más, o cruz, o suma, entre otras, pero igual genera nociones, como las matemáticas o una ambulancia. En cualquier caso, este símbolo también es un concepto en sí mismo.

Los eventos también pueden ser catalogados como conceptos, pero no aquellos eventos que suceden sin mayor trascendencia, como la caída de un objeto, o un acto teatral, sino se trata de acontecimientos de relativa trascendencia como puede ser, de manera particular, el mejoramiento de las condiciones sanitarias de una población, o en general, el deterioro del medio ambiente. Aunque la mayoría de los mapas conceptuales se centran en los objetos, también existen mapas conceptuales que pueden funcionar para los acontecimientos o eventos.

Conectores

Los conectores, como su nombre lo indica, son aquellas palabras que conectan a dos o más conceptos que se incluyen en el mapa conceptual para formar una relación entre estos conceptos y así lograr que se forme una proposición. Algunos ejemplos de conectores son, “demuestra”, “lleva a”, “es”, “tiene”, “puede ser”, entre otros. Estos conectores también son conocidos como palabras o frases enlace, ya que enlazan un concepto con otro. Por ejemplo, si tenemos los conceptos Arte y creatividad, entonces un buen conector sería “demuestra”. Y en un mapa conceptual, cada uno de los conceptos estaría encerrado en un cuadro y serían conectados por la palabra enlace, quedando la proposición “El Arte demuestra creatividad” y así cerrando una de las múltiples proposiciones que puede tener un solo mapa conceptual.

Proposiciones

Aunque se sabe que las proposiciones están formadas por conceptos y conectores en el mapa conceptual, estas también son parte importante del mismo. Pues en el mapa conceptual se pueden generar proposiciones, pero también se lo puede realizar con el mecanismo inverso.
Un texto contiene proposiciones y si se realiza una extracción de las proposiciones más relevantes, se puede obtener conceptos y conectores de gran impacto cognitivo que pueden ser utilizados para armar un mapa conceptual de calidad didáctica. Esto termina nuestro artículo sobre los elementos de un mapa conceptual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*