Mapa Conceptual

Un mapa conceptual es un instrumento que se utiliza en la enseñanza y el aprendizaje, ya que con aquel se puede esquematizar una estructura acerca de un conocimiento específico. Se le llama de esta manera porque demuestra o sugiere la relación que existe entre los conceptos y se gráfica como un mapa en el cual se puede encontrar la información siguiendo un camino o una ruta que se traza como un diagrama pero que se sigue mentalmente a través de los conceptos incluidos en el gráfico realizado.

Un mapa conceptual contiene ideas e información que se va añadiendo como cajas, círculos, formas varias, o como cuadros de texto, o incluso también otros gráficos. A todos estos elementos se les añade conectores para que puedan tener una continuidad a través del mapa. Además también deben tener una jerarquización para que los conceptos puedan ser contenidos unos en otros, de ser necesario, y para esto se categoriza de forma vertical u horizontal, teniendo un punto de inicio, que comúnmente se encuentra en la parte superior, y luego la lectura es jerárquica hacia el punto de finalización del concepto.


Los nodos o conectores pueden tener también frases o palabras que conectan los conceptos a manera de explicación, y todos estos elementos serán explicados más adelante para poder tener un entendimiento completo sobre esta técnica de esquematización de ideas. Esta práctica se le llama trazado de mapas conceptuales y se utiliza mucho en los sistemas computarizados, pero tiene mucha validez al momento de estudiar un tema o un concepto para poder estudiarlo de manera más fácil y memorizar de forma visual, aquello que podría ser más difícil de memorizar en forma de texto tradicional.
Mapa Conceptual

¿Qué es un Mapa Conceptual?

El mapa conceptual, es en esencia una técnica de representación de ideas. Es decir que se trata de una manera de relacionar las imágenes mentales que uno tiene sobre cierta materia. Sin embargo, no es tan simple como eso, pues además tiene varios conceptos en sí mismo que lo hacen más complejo y se deben entender para poder aprender su funcionamiento y lo que constituye en general un mapa conceptual.

Existen muchos mapas, como un mapa de ruta, que sirve para encontrar la localización de un lugar y que se maneja dentro de una ciudad o área geográfica determinada, donde existen rutas específicas, desvíos, caminos alternativos, atajos y lugares de interés. En un mapa conceptual, los lugares de interés son los conceptos o ideas, y las rutas son las conexiones que existen entre las mismas y allí se encuentra una determinada idea que se contiene en otra y que por lo tanto se puede acceder con una simple mirada y una interconexión mental que se puede visualizar en el mapa, que a su vez funciona como una ayuda gráfica a la conformación de un concepto. Es así, que cada idea o frase se conecta con otras para construir un concepto o una idea más grande y así ayudar al desarrollo del pensamiento lógico y a las habilidades de estudio al conectar las ideas que están presentes de forma individual pero que forman un todo a manera de ayuda visual, conformando un concepto de relativa complejidad.

Los mapas conceptuales son muy útiles en el aprendizaje significativo de las ciencias, una noción que puede ayudar de forma importante a la construcción de un pensamiento más crítico en una persona que se dedica al desarrollo de su propio conocimiento. Entonces, un mapa conceptual es una de las maneras que se utilizan para transmitir las ideas complejas a través de representaciones gráficas que engloban e incluyen diferentes signos y sentidos expresados en forma de textos o proposiciones. Es por ello que un mapa conceptual puede comprender varios conceptos al mismo tiempo, pero todos encerrados en el marco de una idea más compleja y de mayor generalidad.

La parte visual juega un papel muy importante en la construcción y estudio de los mapas conceptuales, ya que es allí donde se desarrolla su principal utilidad, que es la de brindar un apoyo didáctico al estudiante o interesado en el tema. Por ello es que los mapas conceptuales deben realizarse con afán constructivo, para que la interpretación del contenido se logre en su totalidad a través de una significación que sea atractiva a la vista. Para ello, aquel que realice un mapa conceptual debe tener la capacidad de organizar la información de forma jerárquica en cierto orden y también de tratar los datos de forma que pueda relacionarlos entre sí de forma lógica y entendible para el lector. El fin de un mapa conceptual es que la información no sea aprendida de memoria, sino que cada concepto pueda relacionarse con otro bajo una interpretación con mayor peso significativo.

Los mapas conceptuales son una de las técnicas más utilizadas en el aprendizaje y la enseñanza, ya que permiten al educador ir construyendo el significado de los conceptos a medida que se va realizando el mapa conceptual. Puede ser a través de la escritura y diagramación en el pizarrón o también a través de nuevas plataformas comunicacionales como medios en línea y productos audiovisuales. Por otro lado, permiten al estudiante realizar una ayuda didáctica en su propio aprendizaje al realizar mapas conceptuales de cualquier tema tratado. En el análisis de un mapa conceptual, reside su comprensión. Esto se debe a que no solo se debe realizar un mapa conceptual sino que también se lo debe analizar de forma reflexiva para obtener un mayor provecho de su realización.

¿Para qué sirve un mapa conceptual?

El mapa conceptual tiene varias utilidades como se muestra en el sitio Piramide de Maslow por ejemplo. Principalmente sirve para el buen aprendizaje de un tema, siendo utilizado como la herramienta de mayor popularidad en la pedagogía y docencia, pues su versatilidad lo convierte en el perfecto instrumento de construcción de significados alrededor de un concepto.

Esta técnica se utiliza para desarrollar y analizar una cierta idea o conjunto de ideas. Sin embargo, se la enseña desde los primeros niveles de educación ya que también sirven para fomentar el pensamiento crítico, la creatividad y la construcción lógica del conocimiento a través de la diagramación de las ideas en forma visual, que tendría mayor pregnancia que un texto tradicional, escrito a renglón seguido.

Además de organizar las ideas de forma jerárquica para su mejor comprensión. Los mapas conceptuales generan comportamientos cerebrales que se instauran en la psiquis a través de su manejo y perfeccionamiento. Es decir que, realizar mapas conceptuales también fomenta una mejor comprensión de los temas al practicarlos, para luego tener un pensamiento más crítico, pues ayuda a analizar los conceptos de forma rápida; también desarrolla la creatividad pues cada vez se encuentran mejores formas de relacionar las ideas y sus conexiones; ayuda a resolver los problemas con mayor rapidez por la fluidez del pensamiento; y también ayuda a gestionar la información de forma práctica y efectiva, y cuando se tiene mayor experiencia, incluso sin la necesidad de realizar el mapa conceptual en sí mismo, pues se jerarquiza los datos de manera automática.

Por lo tanto, el mapa conceptual, además de servir para gestionar, organizar y esquematizar las ideas de forma visual para facilitar el aprendizaje. También sirve para facilitar el aprendizaje de cualquier concepto a través del fortalecimiento de las habilidades didácticas que tiene una persona. Es así que se pueden desarrollar capacidades relacionadas con la construcción del conocimiento de forma más fácil, si se realiza esta técnica de estudio con regularidad. Desde el punto de vista del estudiante, es una gran ayuda para comprender las materias sin necesidad de memorizarlas, sino más bien de relacionar todos los temas de forma integral. Y desde el punto de vista docente, es una ayuda para ofrecer información de forma más organizada.

Más Información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*